Icono del sitio CIW

La enseñanza del Derecho y la formación del Jurista

Quienes eligen estudiar la Licenciatura en Derechos y Ciencias Políticas en Incarnate Word, saben que nuestro programa de estudios te ofrece una formación jurista para la defensa adecuada de los Derechos Humanos. En esta entrada, el Director de la Carrera, el Lic. Héctor López nos habla sobre los aspectos más destacados de la formación del jurista.


Muchas veces pensamos que, para resolver los problemas que aquejan a la sociedad actual, es necesario crear nuevas leyes, cambiar de régimen político o reestructurar las instituciones; en otras palabras, se podría decir que: “problemas radicales ameritan respuestas radicales”. Tal vez esa drástica postura de un cambio total suena viable como  una retórica popular, pero al analizar la situación desde una perspectiva de la justicia, podemos identificar que quizá la mejor opción ya no es lo radical sino lo razonable, porque los problemas sociales se resuelven desde la razón, no desde la pasión. 

Y aquí, es donde viene a la mente una pregunta inquietante: ¿Qué papel juega un abogado en esta dinámica?

Un frecuente error con el que se suele confundir a la actividad jurídica es el pensar que el Derecho es una disciplina de control político y un factor de cambio social mediante la creación y aplicación de leyes y procedimientos, pero pocas veces se entiende que es un instrumento de mejora social y de salvaguarda de la justicia y es precisamente en este ámbito donde la formación integral de los abogados toma cabal sentido; esto es formar a las personas no para ser meros reproductores de la ley, sino aplicadores de la ley con un sentido de equidad, verdad y justicia.

Un abogado es la persona que es llamada a representar y a defender a alguien, a ser el portavoz de la equidad en la sociedad, pero primordialmente, a ser un garante de la justicia. 

Sin embargo, esa noble labor sólo se logrará a cabalidad cuando el abogado entienda al Derecho como una herramienta indispensable de la justicia para hacer una mejor sociedad.

Por tanto, la justicia reclama del abogado no sólo ser un mero conocedor de la ley sino, primordialmente, a ser un auténtica salvaguarda de la sociedad ante los diversos problemas sociales.


                        >> Conoce la Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas <<



Por ello, la persona que se prepara para la abogacía está llamada a ser algo más que un conocedor de leyes;
se debe convertir en un auténtico jurista.

En efecto, un jurista es quien logra desarrollar en su actividad profesional la sutileza de conocer a la justicia en plenitud, es decir, a identificar y dar a cada quien lo que efectivamente le corresponde.

El jurista no se caracteriza por tener un dominio de la literalidad de la ley, sino más bien una habilidad en la tarea interpretativa de la ley siempre analizándola en torno a los contextos sociales, con un pensamiento crítico dispuesto a buscar respuestas adecuadas, con capacidad de diálogo e ideas propositivas y siempre con una perspectiva de servicio a la comunidad.

Por tanto, lo que guía la labor activa de un jurista es la vocación de lealtad a la justicia y no la vanagloria personal y el desapego por lo social.

Si ser abogado es una noble profesión de salvaguarda del orden social, el ser jurista es, además de profesión, una auténtica vocación de servicio a la comunidad poniendo el conocimiento a la disposición de la justicia y con la certeza de que, en el trabajo cotidiano, el jurista siempre trabajará con la convicción de que las personas son lo primero.



Hoy hago una invitación a los jóvenes estudiantes que sientan el llamado de realizar un servicio a la sociedad para que se preparen en la noble profesión del Derecho, disciplina dinámica y siempre actual, cuya exigencia académica se ve compensada en los resultados de la creación y aplicación de leyes idóneas para la salvaguarda de los derechos fundamentales de las personas. 

Estudiar Derecho y Ciencias Políticas en Incarnate Word, no es ser lectores de la ley, sino reales salvaguardas de lo justo y lo debido en torno a la solución de los problemas sociales, guiados por la virtud de la justicia y desarrollando la vocación de ser juristas para reconocer que, ante los problemas sociales, lo justo es poner primero a las personas.


Lic. Héctor López Bello

Director de la Licenciatura en Derecho y Ciencias políticas de Incarnate Word, campus Mexico City 

hector.lopezb@ciw.edu.mx

 

Salir de la versión móvil